9   9
Temas del Yoga
La Historia del Yoga
 

La historia señala a la India como la fuente del Yoga. La India despertó la imaginación de los demás pueblos desde el tercer milenio antes de cristo. Los habitantes de mesopotámica hablaban del sueño de visitar el valle del Indo, que lo denominaban “dilmun”, que significa “el lugar de la pureza”.
Los orígenes del Yoga se remontan a la prueba arqueológica más antigua encontrada, data aproximadamente del año 4500 antes de Cristo, y se trata de sellos de piedras con figuras de posturas de yoga de avanzada dificultad, en ambos sellos la postura que se realiza se llama shakti-chalani-asana; estas figuras fueron encontradas en mohenjo-dharo, una antigua civilización sobre la rivera hindú. En las figuras aparece el dios shiva con tres caras, que representa el presente, pasado y el futuro. La postura que realiza esta diseñada para liberar la energía shakti, la energía kundalini desde la raíz hasta la coronilla de la cabeza.
**Datos de archivo del museo: Material: tan steatite; Dimensions: 2.65 x 2.7 cm, 0.83 to 0.86 thickness; Mohenjo-daro, DK 12050; Islamabad Museum, NMP 50.296; Mackay 1938: 335, pl. LXXXVII, 222

Las escrituras hindúes se encuentran entre las más antiguas del mundo y en ellas se hace referencia al Yoga. La cultura hindú y en general todo conocimiento religioso-filosófico de la India, tiene su origen en los Vedas, textos sagrados que originalmente provienen del lenguaje sánscrito. Constituye todo un acopio de sabiduría en el campo del conocimiento del ser humano a nivel físico, metafísico y puramente espiritual. Este conocimiento védico se conservó de generación en generación por tradición oral, mediante la recitación de su contenido en forma de aforismos. Fueron recogidos por escrito, por primera vez, hace unos cinco mil años. Las primeras pruebas escritas se encuentran en las escrituras vedicas, de los cuatro Vedas, particularmente en el Rig-veda y en el Atharva-veda, las cuales se remontan al año 2500 antes de Cristo. En occidente la parte más conocida de los Vedas son los Upanisads, tratados y poemas filosóficos y místicos que exploran la naturaleza del alma humana. Es en los Upanisads, la última parte de los vedas, (1500 antes de Cristo) donde se encuentra la base de las enseñanzas yóguicas. Surge la filosofía vedanta sobre la realidad o conciencia absoluta.

Hacia el 500 antes de Cristo surgen dos grandes poemas épicos, el Ramayana de Valmiki, y el Mahabharata de Vyasa, que narran las encarnaciones de Dios. Entre la narración se tratan temas morales y filosóficos. Una parte importante del Mahabharata es el Bhagavad Gita, este consta de dieciocho capítulos, en los que se discuten distintos aspectos del Yoga. Hacia el 500 antes de Cristo el sabio Patanjali, recopiló todo el conocimiento existente sobre el Yoga en el libro titulado “Yoga Sutras”, (sutra=tratado), texto básico reconocido unánimemente por todas las escuelas yóguicas.

Los Yoga Sutras son la base del Yoga. El Yoga de Patanjali constituye lo que podríamos llamar el yoga clásico, sistemático: un preciso conjunto de reglas prácticas y de realizaciones. A lo largo de los años numerosos autores han comentado los Yoga Sutras de Patanjali, en los cuales están clasificados los 8 pasos progresivos hacia la realización personal. (ashtanga yoga, ashta=ocho, anga=partes o miembros).

El ashtanga yoga, o yoga de los ocho pasos incluye un conjunto de técnicas complementarias entre si que constituyen toda la práctica del yogui. Los primeros 4 pasos desarrollan particularmente la práctica "externa", los últimos 4 pasos la práctica "interna" o más personal.
Los pasos del ashatanga son:1)Yama: - Actitudes éticas - no violencia -ahimsa-, veracidad -satya-, honradez -asteya- , moderación -brahmacarya-, posesión justa -aparigraha-; 2) Niyama -Observancias - pureza física y mental -shauca-, contento -shantosha-, austeridad o disciplina -tapas-, estudio o autoinvestigación -svadhyaya-, desapego o actuación correcta -ishvarapranidhana-; 3) Asana -Posiciones físicas –; 4) Pranayama –manejo de la respiración; 5) Pratyahara -Abstracción sensorial; 6) Dharana –Concentración; 7) Dyana – Meditación; 8) Samadhi - Interiorización profunda-
Los Yogasutras de Patanjali son difíciles de entender, por el tema que ocupan, por los conceptos filosóficos que aparecen y por que la vida y el pensamiento contemporáneo parecen muy lejanos de estás enseñanzas clásicas. Muchos autores a lo largo de la historia han comentado los Yogasutras de Patanjali. Los aforismos encierran en pocas palabras un gran significado, son una guía a descifrar. El Yoga contemporáneo inicia hacia el 1900 D.C., numerosos maestros llegaron a occidente creándose así el origen de las diferentes escuelas conocidas actualmente. La cultura occidental ha desconocido la filosofía india hasta hace poco más de cien años; prácticamente, hasta que algunos filósofos europeos comenzaron a estudiar el sánscrito en el siglo XIX.

El Hatha Yoga
El hatha yoga designa el conjunto de disciplinas y técnicas prácticas para manejar el cuerpo y las energías vitales con el objeto de tener un cuerpo físico saludable. Este manejo se ejerce sobre el cuerpo físico que, al ser fuerte y saludable facilitara el control del cuerpo sutil. Es también una revalorización del cuerpo humano, pero no se limita al acondicionamiento corporal por que su objetivo último no es desarrollar el cuerpo como fin en si mismo, si no desarrollarlo como instrumento para algo superior; es una etapa previa, es una escalera para los que quieren llegar alas alturas más elevadas del Yoga.  Hay acuerdo general en que la palabra hatha está compuesta por dos sílabas ha, “sol” y tha, “luna”. De acuerdo a esto, hatha yoga sería, así la unión del sol y de la luna, por que así se designan los dos canales de energía principales o venas místicas por donde pasa el prana o “esencia vital”. Parece que esta explicación  se da por primera vez en un comentario sobre el libro Goraksa-sataka de Gorakhnath. Pero hatha literalmente es esfuerzo, obstinación, y esto coincide con la técnica del hatha-yoga: es un conjunto de ejercicios, algunos de ellos sencillos y otros sumamente difíciles, que requieren de esfuerzo y sacrificio. Es un camino lleno de riesgos, arduo, que hace imprescindible  la ayuda o guía del maestro, por que si bien lleva a la liberación, también pueden dañar.

Hay innumerables tratados de hatha yoga, los más importantes son: el hatha yoga pradipika de Svatmarama, el gheranda-samhita, de un vaisnavita de Bengala, Gheranda, que presenta sus enseñanzas a un discípulo suyo llamado canda kapali. Es un texto muy semejante al anterior, pero concede más atención a las purificaciones y medidas de higiene y, el tercero es el shiva-samhita, más largo que los dos primeros. Contiene 517 versos, aunque los tres tienen poco de filosofía y lo que más interesa en ellos es la práctica física y fisiológica que conduce a la meditación.

Yoga Tantrico y origen probable del Hatha Yoga.
Por tantrismo se designa, en general, el conglomerado de cultos que adoran principalmente a deidades femeninas y se relacionan con mantras, yantras, (símbolos místicos gráficos) y con la teoría del cuerpo sutil del ser humano (nadis, chakras, etc.). es muy difícil definir su marco exacto por que es un conjunto de tradiciones que “conciernen al ser, al cosmos, al macrocosmo, al microcosmo, a la iniciación, al culto, a las técnicas de la yoga..., es una explicación del mundo”. Se acepta que el termino tantra o escritura significa literalmente extender o aumentar y, así, tantra sería lo que extiende el conocimiento. Pero también significa sistema o código y considerado de esta forma sería una rama del conocimiento con un método sistemático.
El origen no es claro: es popular a la vez que elitista y, en ciertos aspectos, es un desarrollo del ocultismo y de la magia. Alrededor del siglo 4 D.C. ya aparece como toda una corriente religiosa que pudo influir en los aspectos de la cultura en su totalidad e integrarse a las religiones indias y, así, hay un tantrismo budista y otro hindú. A veces se han considerado a los tantras hindúes como el quinto veda. Estos tantras hindúes se basan en las instrucciones de Shiva, aunque, en general, no hay en ellas contenido filosófico sistematizado.
Pero a pesar de la heterogeneidad que manifiestan en los temas básicos, tienen como divinidad predominante a la diosa madre, es decir, al principio femenino. El simbolismo femenizante se eleva a nivel cósmico como fuerza o energía llamada Shakti. Esta idea no es nueva y se encuentra en casi todas las culturas muy antiguas. El principio femenino fue, luego, identificado con la prakrti del Samkhya y es ella la que engendra y nutre porque el purusa o principio masculino, identificado con Shiva, es lo inmóvil y lo contemplativo. En el tantrismo budista las características de Shiva y Shakti, llamados upaya y prajña, respectivamente, cambian: upaya es el activo y prajña es pasiva. Una de las características principales del tantrismo en su estructura de iniciación, lo que comparte con el yoga, porque su doctrina era secreta y porque sólo el gurú la podía transmitir cuando la preparación del estudiante es suficiente.
Por los siglos XI y XII aparece un asceta semilegendario, Gorakhnath, funda la orden de los yoguis kanphata. Hay gran cantidad de leyendas acerca de su vida y, según se cree, fue el autor de un texto de hatha yoga desaparecido y de otro que se conserva, el goraksk-satka. Ambos serían la expresión escrita de esa escuela de yoga. La orden de kanphata usaba la expresión hatha yoga para designar su disciplina, pero se extendió a todas las técnicas que sirven para perfeccionar el cuerpo y dominarlo. Y en general, los tratados de hatha-yoga arrancan de la literatura escrita o popularizada por los yoguis de gorakhnath, aunque la técnica propiamente dicha tiene un origen mítico basado en enseñanzas de Shiva a su esposa Parvati. Los yoguis kanphata decían que su secta era anterior a la aparición del mundo y que los dioses Brahma, Visnú y Shiva fueron los primeros discípulos de Gorakhnath, quien les habría enseñado la teoría. Cuando shiva se la repetía a su esposa, algunos yoguis famosos la habrían escuchado y luego divulgado. Otras veces, en algunas leyendas, Gorakhnath es identificado como Shiva mismo, lo cual podría considerarse como un indicio de la antigüedad del método.
Todo esto podría explicar la relación entre sivaismo, tantrismo y yoga, relación tan estrecha como para que algunos autores como Renou consideren al tantrismo como un desarrollo autónomo del yoga. Nace también de todo esto un ritual sexual que puede ser simbólico o real.
De esta forma, en épocas relativamente más recientes, ya no es posible separar en forma tajante hatha-yoga, tantrismo y sivaismo. Los conceptos básicos son semejantes y las conexiones son muchas. El yoga de los kanphata es el hatha y usan elementos básicos en sus enseñanzas, como en las fórmulas básicas y los rituales eróticos. Tantrismo, yoga en su variedad hatha, sivaismo y saktismo, a lo largo de varios siglos se fueron enriqueciendo unos a otros hasta formar un conjunto casi inseparable en sus ramas.

El Yoga en la época actual

En la antigüedad, el conocimiento del yoga permaneció como una tradición de boca a oído, una tradición donde el guru, reunido con sus discípulos en una ermita o en un ashram, transmitía sus enseñanzas y prácticas de yoga. No era abierto al público, inclusive, no se transmitía a mujeres, solo monjes o yoghis dedicados completamente a perfeccionarse. Durante muchos años, todas estas enseñanzas permanecieron ocultas; posteriormente, la región del Tibet y de la India, eran reconocidas por su misticismo, por su magia y sabiduría, sin conocer claramente los secretos que guardaba, surgieron gran cantidad de leyendas mágicas, las personas occidentales trataban de explicarse el porque de esta magia en esa zona del mundo; la curiosidad llevo a los exploradores a buscar la fuente de la eterna juventud, (pensaban que una fuente mágica mantenía a los yoghis sanos a gran edad), buscaban la piedra filosofal o la piedra de toque para convertir el plomo en oro, (pensaban que existía un material que permitía esa transmutación), siendo que transmutar el plomo en oro es un símbolo que indica trabajar nuestra energía del primer chacra asociado con el plomo, hasta el séptimo chacra asociado con el oro. Los alquimistas lograron un gran avance en lo que hoy conocemos como química, pero no lograron interiorizarse y buscar en su dentro de ellos para descubrir el proceso de esta transformación.

Hoy, el yoga se ha actualizado a los tiempos modernos, ya no buscamos internarnos en una ermita o en un ashram para practicar yoga, con nuestras múltiples actividades, a veces resulta difícil dedicar un par de horas a nosotros mismos; ya no es exclusivo de hombres, la práctica de yoga es abierta y por igual a hombres y mujeres, encontrando muchos ejemplos donde la mayoría de practicantes son mujeres, que en la actualidad tienen una mayor conciencia del cuidado del organismo y mayor respeto por su propio cuerpo; hoy, el yoga nos vuelve la vista hacia nuestro interior, nos da una pausa en el camino y nos hace vivir el presente.

“El éxito en el Yoga lo alcanza sólo quien práctica,
¿Cómo podría conseguirse sin la práctica?,
el éxito en el Yoga no se alcanza sólo con leer libros”.
Hatha Yoga Pradipika, 1,65

La palabra Yoga deriva del vocablo sánscrito Yug, que significa  unión, está enfocada en lograr la unión entre el espíritu individual (jivatam), y el espíritu universal (brahman). En el Yoga clásico, se considera que el objetivo de la vida humana es salir del ciclo eterno de renacimientos, llamado samskara, y obtener la liberación del ser, regresar a la fuente de la cual nos originamos, nos habla de que la felicidad que nos dan las cosas externas es momentánea y fugaz, las ataduras e implicaciones de la vida terrenal son aparentes, por ello, la liberación del samskara es el camino verdadero.
En la actualidad, al comenzar a practicar Yoga, nos hace colocar una pausa en medio del ritmo de vida habitual, y mediante la constancia, nos hace reflexionar sobre nosotros mismos. El Yoga se aplica constantemente en todos los momentos de la vida: la capacidad de conservar la calma en medio de aguas turbulentas, de mantener la mente clara en situaciones confusas, son las características que distinguen a un  practicante de Yoga. Frecuentemente se utiliza la analogía de la flor de loto:

La flor de loto(el practicante de yoga)
Vive en el estanque (el mundo material)
Sin ser influido por el, abre sus propios pétalos (la mente, el corazón y el alma)
A la gracia amorosa del sol (Dios),
Los pétalos de la flor de loto no son tocados por el agua (deseos)
Ni por el estanque (el mal),
Mientras que su esplendido tallo (el bien)
Viene a mostrar que se puede sobrevivir en el mundo terrenal,
Pero que sin el sol (Dios),
La flor de loto (practicante de yoga)
Muere.

La forma en como caemos en trampas en la vida cotidiana que nos causan malestares físicos, mentales, emocionales, etc. Son provocados por nuestra falta de atención a nosotros mismos, a no discernir adecuadamente entre lo que realmente nos hace bien y lo que no, existe una historia del maestro Satia Sai Baba que dice: “Los cazadores de monos llenan recipientes de cuello largo con avellanas, de modo que los monos una vez atraídos, meten la mano en el recipiente toman las avellanas y al cerrar el puño, aferrándose a ellas, la mano no puede salir y son capturados. El hombre se parece al mono, si abriera la mano y soltara las avellanas (deseos), conseguiría sacar la mano y liberarse, huyendo del cazador; al no soltar las avellanas, solo resta esperar la llegada del cazador (muerte)”. La capacidad para distinguir es esencial, saber analizar cada pensamiento o acción para comprender si nos conduce a nuestro objetivo o nos aleja de él. Existe sin embargo la dificultad de saber elegir en los momentos más confusos, cuando la mente no está tranquila. Disminuir las ataduras  volvernos capaces de amar incondicionalmente son objetivos deseables a obtener, solo basta un deseo sincero de ser mejores, aplicar disciplina, ser constantes, para que los beneficios del yoga aumenten gradualmente. El Hatha Yoga (Yoga físico), es muy utilizado como un ejercicio que nos ayuda a comprender de forma clara la forma de controlar los desequilibrios que la vida actual nos genera, es muy útil para disminuir tensiones, estrés, aunque los aspectos emocionales también se benefician. En Hatha Yoga se utilizan aspectos como regulación de la respiración, meditación, manejo de energía, etc.

Como primer paso, se practican las posturas de yoga (asanas), hasta que se está familiarizado con ellas y se ejecutan con facilidad, combinándolas, con la respiración, concentración, etc. Poco a poco, las posturas pasan de ser un simple ejercicio físico a transformarse en meditación activa en la que la atención de la mente se encuentra en lo que el cuerpo realiza. Una vez alcanzada la postura, la pausa se convierte en el momento de meditación pasiva en el que la mente se centra en algún punto del cuerpo. Con el manejo de la respiración activamos la energía base (kundalini), que sube a través de la espina dorsal hasta la cabeza. Con el perfeccionamiento de la práctica de Hatha Yoga, la mente del yogui se volverá tranquila y lisa como la superficie de un lago sereno, consiguiendo una fusión con el ser, el verdadero yo.
Los ejercicios físicos del Yoga se llaman asanas, término que significa “postura”. Las posturas se centran en dar salud a la columna vertebral, fuerza y flexibilidad, ya que en ella  está el centro del sistema nervioso, la principal red de comunicación de los impulsos que tiene el cuerpo; manteniendo la flexibilidad y la fuerza de la columna vertebral gracias al ejercicio, la circulación mejora y las terminaciones nerviosas reciben un óptimo aporte de oxigeno y elementos nutritivos. Las asanas ejercen influencia sobre los órganos internos y sistema endocrino (glándulas y hormonas).

El yoga es en la actualidad un sistema plural y multicultural; en si mismo, cuenta con disciplinas y técnicas especificas que van desde la limpieza personal y la alimentación, el trabajo corporal y el desarrollo de nuestra energía sutil, el conocimiento de diversas modalidades en la respiración, el desarrollo de las capacidades sensoriales, hasta la mística, la meditación y la filosofía. El Yoga, más que una doctrina cerrada, es una tradición que se recrea continuamente y que reflexiona yexperimenta permanentemente acerca del ser humano y su identidad con la naturaleza y el universo, con infinidad de vertientes a través del tiempo. Hay que destacar que el Yoga exige disciplina en su sentido básico. Más que un conocimiento, como un conjunto de teorías, nos permite acceder al largo y antiguo camino de la sabiduría, a descubrir, percibir, sentir y desarrollar nuestra propia energía. A vivir la experiencia de Ser.

Nuestro cuerpo tiene un lenguaje que podemos descifrar. El primer paso es vivir la experiencia de su unidad y de su multiplicidad simultánea. Somos materia, agua, aire y fuego; nos expresamos a partir de nuestra existencia como cuerpo físico, emocional, mental y espiritual. No somos cuatro cuerpos en disputa, sino una sola energía que se expresa en diversos niveles de organización y manifestación en un solo espacio en el que se puede vivir en armonía. Nuestro cuerpo, único y diverso, cuenta con una larga historia y a la vez está escribiendo su futuro, pero la experiencia del yoga es el presente fugaz, aquí y ahora. Trabajar con nuestro cuerpo, en este sentido amplio y múltiple, con sabiduría, nos permite volver a descubrir y a participar con plenitud en la corriente de la vida. El Yoga es una vía para romper la rutina, desencadenar y experimentar nuestros potenciales, descubrir nuestro ritmo, explorar nuestra sombra, potenciar y afinar cada uno de nuestros sentidos: reaprender a mirar, a escuchar, a oler, a sentir, a gustar, a fluir. El Yoga es la experiencia del instante, de la pausa y del encuentro con nosotros mismos, en un sentido profundo y trascendente.

Los primeros pasos del Yoga nos abren la puerta para que las partes del ser humano se comuniquen, se identifiquen y se unifiquen gradualmente. Después, nos permite empezar a aflojar las tensiones corporales y los nudos emotivos; observar las ideas propias y las muchas ideas prestadas, inservibles o no, que creíamos nuestras; escuchar los sueños, escuchar nuestras palabras y las de aquellos que nos rodean con una nueva atención; empezar a vivir aquí y ahora. Entonces viviremos la experiencia de la intuición como la capacidad de entender la totalidad, en un instante, en una mirada. La energía empieza a fluir y experimentamos la alegría de estar vivos, en movimiento permanente. Las fronteras que antes eran incuestionables empiezan a percibirse relativas.

De esta forma, la mente que es activa, puede intervenir en el flujo de pensamientos, no solo es un receptáculo de sensaciones y emociones. El desarrollo de las funciones psíquicas adquieren, así, un eje, y las sensaciones, las percepciones, la memoria, la imaginación, el razonamiento, la voluntad, la resolución y la acción, el contacto con los objetos, los sujetos y con el si mismo, son diversos modos en que opera nuestra energía. 

Toda fuente de sufrimiento es la ignorancia de nuestro propio potencial, del apego, del deseo por detener lo fugaz. Lo que provoca una alineación de nuestra relación con el mundo. En la Asociacion de Yoga Dharma, motivamos al alumno a que tenga experiencias superiores o sutiles en su vida, que transformen la negatividad y las derrotas de la vida en oportunidades positivas que nos permitan crecimiento. Cuando un ser humano conoce experiencias de mayor calidad en los diversos planos, no necesitará de experiencias menores por su pobreza o densidad, y por lo tanto, no las buscará. El pacer no es concebido dentro de yoga como una meta en si mismo, la búsqueda de yoga tiene como intención trascender la dualidad del dolor y placer, alegría y tristeza, agonía y éxtasis, al trascender estas experiencias relativas adquirimos la experiencia del ser en si, que trasciende estos aspectos, sin negarlos. El espíritu y la tendencia natural del ser humano es la trascendencia.

Referencias:
Material impreso del curso “Manejo de estrés” del Centro de Yoga Shakti.
Libro: Atadura y liberación. Centro de estudios de Asia y África. El colegio de México.
Libro: Shiva Samhita. Tratado original de Yoga. Edit Yug.
Libro: La sabiduría de la india. Patrick Ravignant. Edit. Gali.

Regresar a página de Temas de Yoga...